© 2023 por "Por un trato más digno yo madre soltera aquí estoy A,C.

  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • YouTube Long Shadow

En  este sitio respetamos su privacidad por lo que no recabamos datos personales.

En entredicho, salud mental de Trump

Fuente El Economista.

El pasado 13 de febrero, el diario The New York Times publicó una carta dirigida al editor de tal medio, titulada “Profesionales de la salud mental advierten sobre Trump” y firmada por los doctores Lance Dodes y Joseph Schachter.

El pasado 13 de febrero, el diario The New York Times publicó una carta dirigida al editor de tal medio, titulada “Profesionales de la salud mental advierten sobre Trump” y firmada por los doctores Lance Dodes y Joseph Schachter.

En la misiva, los psiquiatras hacen alusión a una columna publicada el 9 de febrero por Charles M. Blow en ese mismo diario, donde el autor hace mención de la “necesidad constante” del presidente de Estados Unidos de “moler a la oposición bajo los pies”. Los doctores Dodes y Schachter expresan que como profesionales de la salud, ellos comparten la preocupación del columnista.

“El silencio de las organizaciones de salud mental del país se debe a un dictado autoimpuesto sobre la evaluación de figuras públicas (la Regla de Goldwater de 1973 de la Asociación Psiquiátrica Americana). Pero este silencio ha resultado en un fracaso para prestar nuestra experiencia a periodistas preocupados y miembros del Congreso en este momento crítico.

 

Tememos que está en juego demasiado para permanecer en silencio”, se lee en la carta.

Los psiquiatras Dodes y Schachter argumentan que las acciones y discursos de Donald Trump “demuestran una incapacidad para tolerar opiniones diferentes de las suyas, lo que lleva a reacciones de rabia”, lo que sugiere una incapacidad de empatía que lo lleva a atacar a quienes estén en contra de él. Los doctores intuyen que estos ataques de Trump sólo irán en aumento, lo que “lo hace incapaz de servir con seguridad como presidente”.

La carta incluye las firmas de otros 33 profesionales, entre los que se cuentan psiquiatras, psicólogos y trabajadores sociales.

Esto esperaría Donald Trump de su hija en caso de sufrir acoso sexual

 

Fuente: Redacción SDPnoticias.com. mar 02 ago 2016 11:27

El candidato conservador volvió a generar polémica con sus declaraciones, esta vez sobre el acoso sexual en ambientes laborales.

México.- El candidato del Partido Republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, generó polémica este martes con su posición ante el acoso sexual en ambientes laborales, al asegurar que esperaría que su hija Ivanka cambiara de trabajo en vez de denunciar esta conducta.

Desde hace semanas, Trump ha defendido públicamente a Roger Ailes, expresidente de Fox News, quien debió renunciar hace semanas a su cargo ante acusaciones de acoso. Este martes, en entrevista con el diario USA Today, un periodista le preguntó de manera directa: “¿Qué pasaría si alguien hubiese tratado a Ivanka del modo en que Ailes supuestamente trató a otras mujeres?, a lo que el magnate respondió:

 

“Me gustaría pensar que ella encontraría otra carrera u otra compañía si ese fuera el caso”.

 

El equipo de Trump y la propia Ivanka, exmodelo de 34 años de edad que actualmente ocupa un puesto en las empresas de su padre, han puesto el ejemplo de sus funciones en la corporación como una prueba de la equidad de género que promueve el candidato.

 

Sin embargo, opositores a su campaña han vuelto al pasado para encontrar decenas de declaraciones donde pone en entredicho esta supuesta posición de equidad, incluyendo ataques personales a celebridades y periodistas que se han pronunciado en su contra, y otra donde consideró que el embarazo es una “molestia” en el trabajo.

Foto propiedad de: J. Scott Applewhite / AP

Trump abandona de la defensa judicial
de los derechos de los estudiantes transexuales

 

EL PAÍS. Cristina F. Pereda Hace 5 horas

La defensa de los derechos civiles de la comunidad transexual ha empezado a notar el cambio de inquilino en la Casa Blanca. El Gobierno de Donald Trump ha retirado la querella que había presentado Barack Obama para garantizar que los estudiantes transgénero puedan acceder a los baños del género con el que se identifican, no con el asignado al nacer, con lo que se mantendrá el mandato judicial que ponía este derecho en entredicho.

Trump, mucho más abierto que el núcleo duro del partido republicano respecto a los derechos del colectivo LGTB, aún no ha definido cuál va a ser su política en este terreno. En el documento presentado ante el juez, la Administración dio pocas pistas y simplemente solicitó la retirada de esa demanda hasta que consideren “la mejor manera de actuar en esta apelación”.

La decisión de abandonar esta querella llegó un día después de que asumiera su cargo el nuevo responsable del Departamento de Justicia, el fiscal general Jeff Sessions, muy conservador. Pero apenas dos semanas antes, la Casa Blanca desmintió en un comunicado que vaya a aprobar una orden ejecutiva que limite los derechos de los transexuales.

“El presidente Trump sigue respetando y apoyando los derechos LGTB, como ya lo hizo durante las elecciones”, afirmó la oficina del presidente. En campaña, el entonces aspirante republicano defendió la obligación de proteger a todos los ciudadanos. “Deberíamos crear políticas que sirvan y protejan a todos”, declaró el pasado mes de mayo.

Esa postura enfrenta a Trump con uno de sus principales apoyos en su victorioso camino hacia la Casa Blanca, la derecha religiosa más conservadora. Este sector del Partido Republicano impulsó el año pasado la ley de Carolina del Norte que prohibía a los transexuales utilizar baños públicos del género con el que se identifican. La legislación convirtió la igualdad de los transexuales en la última frontera de la lucha por los derechos civiles de Estados Unidos.

“Los estudiantes transgénero tienen derecho a la protección total bajo la Constitución de EE UU y nuestras leyes anti discriminación”, afirmó en un comunicado Chad Griffin, presidente de Human Rights Campaign. “Es desolador que la agencia responsable de reforzar los derechos civiles se dedique a subvertirlos por intereses políticos”.

Las organizaciones para la defensa de la comunidad LGTB recibieron con gran preocupación el nombramiento de Sessions como responsable de Justicia, ya que como senador votó en repetidas ocasiones en contra de leyes que reconocían la igualdad de derechos. La decisión del viernes es la confirmación del cambio de rumbo en Justicia. A pesar de que el paso burocrático de la Administración no supone un cambio drástico en la realidad del día a día en las escuelas, el gesto sí va en una dirección diametralmente opuesta a la adoptada por su predecesor.

El Departamento de Educación estableció en 2016 que los alumnos transgénero tenían derecho a acceder a baños y vestuarios del género con el que se identifican, no el que se les asignó al nacer. Educación amenazó además con retirar los fondos federales a los Estados que no cumpliesen esta directiva ya que consideraba que estaban violando la ley que protege el derecho a la igualdad de los escolares estadounidense.

Una docena de Estados se querelló contra la Administración y un juez federal les dio la razón, paralizando la aplicación de la directiva del presidente Obama. La decisión del demócrata había sido interpretada como una de sus muestras de apoyo a la comunidad transexual del país. La Casa Blanca apeló posteriormente esa decisión, pero Trump ha ordenado retirarla. Hasta que la justicia no diga lo contrario, los estudiantes transgénero seguirán teniendo prohibido el acceso a los baños de su elección.